Nueva publicación por Dorantes O'loughlin


10 de abril del 2017


LA EXCEPCION Y LA RECONVENCIÓN.

LA EXCEPCION Y LA RECONVENCIÓN.

Ante el ejercicio de la acción por la parte actora el demandado tiene derecho, dentro del término que por ley se le concede para contestar la demanda, oponer las excepciones que estime pertinentes a efecto de combatir la acción, y a la vez, de plantear demanda reconvencional (salvo que se trate de juicio mercantil ejecutivo), dicha demanda reconvencional constituye en sí una nueva acción, pero hecha valer por el demandado en contra de su demandante original.

El sentido estricto del litigio como tal es el que exista una razón dialéctica entre dos partes, de este precepto básico es donde se deriva la excepción como una reacción a la acción, que es meramente la resistencia del demandado frente a la acción, Deriva de exceptio que da origen a la voz exipiendo, desmembración o turbación. Desmembración de la intentio, es decir, tratar de contrarrestar materialmente la intentio. Turbación en el sentido de turbar la acción ante juez.

La excepción es un medio de defensa, de fondo y de forma, por el cual el demandado opone resistencia a la demanda, resistencia que tiene la intención de destruir la marcha de la acción o la acción misma. Es la oposición que, sin negar el fundamento de la demanda trata de impedir la prosecución del juicio paralizándolo momentáneamente o extinguiéndolo definitivamente. La excepción es un contra derecho en el sentido de que es un poder de anulación contra el derecho.

La mayoría señala que cuando buscamos la esencia de la excepción debemos recurrir a la naturaleza de la acción. Inicialmente la excepción era un derecho independiente (derecho romano) posteriormente se lo considera un derecho concreto (el derecho corresponde al demandado) luego se lo considera un derecho abstracto (derecho de todos los ciudadanos) y, finalmente, se lo considera un poder jurídico (potestad de todo ciudadano para acudir al órgano jurisdiccional, en este caso de la excepción, para contra demandar). Ya siendo un sustento de forma como de substancia, la acción y la excepción son elementos necesarios dentro de la tutela del proceso.

Es importante resaltar que la acción y la excepción limitan la jurisdicción constituyendo por decirlo de una forma dos “fronteras” por llamarlas así, en primer lugar está la objetiva que se refiere al principio de legitimidad mencionado, simplemente a lo que expresamente un juzgador tiene la facultad de conocer y ejercer derecho de ese ámbito; y la subjetiva, en la que el estatus jurídico del actor o parte es la que determina la limitación de la jurisdicción misma, haciendo de la exceptio en sí, un derivado de las modernas garantías y principios como las garantías del debido proceso, igualdad de las partes ante la ley, las prescripciones pro reo, la indubio pro reo y la incompetencia y la prescripción.

Existen diversas clasificaciones de las excepciones, para efectos prácticos las podemos dividir en:

 Excepciones de fondo: busca defectos en el derecho sustantivo alegado.
 Excepciones de forma: busca defectos al modo de ejercer dicho derecho sustantivo
 Excepciones parentorias: extinguen el derecho del actor o destruyen la acción principal
 Excepciones dilatorias: no destruyen la acción, la retrasan
 Excepciones mixtas: tienen la naturaleza de la excepción dilatoria pero su resultado es de excepción parentoria
 Excepción real: se ejercen sobre objetos de carácter económico
 Excepción personal: sobre una persona -> acciones de tipo penal

En cuanto a la reconvención, la misma consiste en el ejercicio, por el demandado, de una acción nueva frente al actor, para que se sustancie en el mismo proceso y se decida en la misma sentencia que resolverá la demanda inicial. Debe hacerse valer en el escrito de contestación a la demanda y se acomodará a lo que para la demanda se establece en la ley. La reconvención habrá de expresar con claridad la concreta tutela judicial que se pretende obtener respecto del actor y, en su caso, de otros sujetos. En el caso de plantearse una demanda reconvencional, el actor primario tendrá a la vez el derecho de contestar la demanda reconvencional haciendo valer las excepciones que estime tener para tratar de destruir la acción puesta en movimiento en su contra.

Autor:

Horacio López González.
Maestro en Derecho Constitucional y Amparo.